viernes, 3 de septiembre de 2021

Canelones de Flor de Calabaza


Esta publicación es de esas un poco accidentada, hace unos años viajamos a Europa por aniversario, y uno de los lugares que visitamos fue la hermosa Girona, en España, particularmente en un viaje exprés a Esponella, en donde se encuentra el restaurante Can Roca, y ahí comimos deliciosos platillos con una compañía excepcional! 

Uno de los platillos que más me agradó fueron los canelones de vegetales, no es propiamente esta receta, pues recuerdan que les comenté líneas arriba que era una receta accidentada?? bueno, pues la razón de ello es porque regresando de aquel viaje, mi esposo me compró una cámara GoPro para que pudiera realizar mis publicaciones y fotografías, sin que usara el celular, jeje, pero bueno, fue una de las primeras recetas que documenté totalmente en la cámara nueva, la verdad tenía los sabores frescos, al ser un viaje reciente y me fue más sencillo hacerlo y quedaron casi exactos... 

La mala suerte cayó en esas fotografías y receta bien lograda, pues en esos días estaban arreglando el sistema de electricidad en casa y la verdad por descuido, y esperando realizar la publicación lo más pronto posible, dejé la cámara, que es muy pequeñita sobre mi escritorio; había electricistas en casa, personas ajenas, y pues la perdí de vista... no caí en cuenta sino unos días después que no estaba ya la cámara... y pues perdí también el material de esta receta... ya tengo otra cámara de reemplazo... pero creo que no he tenido mucho entusiasmo en comenzar a utilizarla para el blog... tal vez pronto me anime... 

Y bueno, creo que además le tomé un poco de aversión a volver a realizar esta receta, pues ha pasado mucho tiempo desde esa ocasión, aunque les confieso que compré diversas veces flor de calabaza para volver a recrearla y mejor la utilizaba en otro platillo... 

Pero esta vez me decidí, creo que ganó el antojo y la volví a preparar... les confieso que no fue el resultado de la primera ocasión... es decir, el mismo sabor... pues creo que ya no lo tengo fresco y en verdad, tal vez por el jet lag del viaje pues estaba súper desvelada y con el cambio de horario que tengo ese recuerdo un poco nebuloso, en fin... la receta que a continuación les comparto, en realidad fue una combinación de ideas y sabores, y este fue el resultado... verdaderamente delicioso! espero se animen a prepararlo! 

Les comparto unas fotos de algunos de los deliciosos platillos que degustamos en esa ocasión, que estuvimos de visita en el Legendario Can Roca de Esponella... entre ellos los canelones (segunda foto), la primera es de los famosos canelones Festivos, tienen un relleno de diversas carnes, en verdad delicioso, pero esa es otra historia... bueno, receta...









Ahora sí, vamos a la receta... que aunque no es la que trataba de recrear... el resultado, en verdad me sorprendió y nos agradó mucho en casa! 

Ingredientes: 

1 manojo de Flor de calabaza. 
1 cucharadita de mantequilla
1/4 cebolla finamente picada
1 diente de ajo 
1/2 pan (yo usé medio bollo de hamburguesa)
Leche necesaria para remojar el pan 
Sal y pimienta al gusto 
Canelones o láminas para canelones
Queso Chihuahua o Manchego rallado 

Salsa Bechamel: 
2 cucharadas de mantequilla 
2 cucharadas de harina de trigo 
1 1/2 taza de leche 
Sal al gusto 
Pimienta blanca al gusto 
Nuez Moscada una pizquita 
Opcional: Puedes añadir un poco de curry en polvo para darle color.

Procedimiento:


Comenzamos remojando el pan con leche y limpiando la flor de calabaza, que esté bien lavada, y después cortamos sólo las flores y las picamos. 

Picamos también un poco de cebolla y el ajo. 

Colocamos el trocito de mantequilla en una sartén y acitronamos cebolla y ajo, añadimos la flor de calabaza y cocinamos un poco, sazonando al gusto con sal y pimienta. 

Agregamos el pan, mezclamos y cocinamos un poco, rectificamos el sabor. Éste será nuestro relleno. 

Aparte, hervimos agua y colocamos los canelones, la primera vez que hice la receta utilicé láminas para canelón, se me hace mejor, pues puedes manipular mejor la pasta, esta vez usé los canelones ya formados, en tubito, pero se rompían un poco, y no quedan tan bonitos, les recomiendo mejor usar láminas.... además es mejor usar pasta que cocinemos en un poco de agua, pues requiere horneado pero sólo para gratinar, así que  usar pasta precocida rígida no es buena idea, yo uso esos canelones cuando los haré rellenos de carne y bañados en salsa de tomate y que llevan un poco más de horneado, que hará que la pasta se cocine y suavice... por ese motivo no es buena idea usarlos en este caso... 

Pues bien, cuando tengamos lista la pasta, rellenamos cada canelón con un poco de relleno y los vamos acomodando en un refractario. 

Debemos preparar una salsa bechamel... esto lo haremos de la siguiente manera: 
 



En una olla fundimos la mantequilla, y cuidando que no se queme, a fuego medio/bajo, añadimos el harina y la movemos rápidamente para que se impregne de la mantequilla fundida pero no se queme. 

Inmediatamente vamos añadiendo la leche poco a poco, sin dejar de mover, para evitar que se formen grumos, poco a poco seguimos añadiendo leche cuando notemos que le hace falta, sazonamos con sal, pimienta blanca y nuez moscada, si notas que te quedaron grumos, no te angusties, licúala un poco o utiliza el procesador de cocina para que te quede tersa (pequeño truco). 

En esta ocasión, aunque en realidad no lo lleva en la receta que quise recrear, puse curry, le dio un ligero sabor y un lindo tono amarillo a la bechamel. 

Aunque la receta original que había hecho en la primer ocasión le añadí puré de calabaza amarilla a la bechamel, que es el sabor más cercano al que probé en aquel viaje... consideren eso, pueden colocar a la bechamel puré de calabaza, en esta vez, no tenía, así que inventé... 

Ya sólo nos queda bañar con esta rica salsa bechamel los canelones rellenos y colocarles el queso rallado encima... horneamos hasta que gratinen y listo... aproximadamente unos 15 minutos a 180° centígrados el horno, o cuando los vean doraditos es el momento de sacarlos. 

Me quedaron un poco resecos, pues la idea es que esté un poco más inundado de salsa, pero eso será a tu gusto! puedes darle el término que desees. Inventa, experimenta y disfruta el resultado final... 

Y listo! a devorarlos! bueno, eso fue lo que sucedió aquí, al grado que no tuve oportunidad de tomar una buena foto del platillo servido. 

Y les cuento que a mi esposo no le agrada mucho la flor de calabaza, y pues cocinada de esta manera no se pudo resistir... estaba sorprendido... 

Espero que les agrade esta receta y se animen a prepararla... y además atrévanse a combinar sabores y a jugar con ellos en diversas preparaciones, el resultado les puede sorprender de una manera muy agradable! 


2 comentarios:

  1. Hola, Ivone:

    Vaya con los electricistas. Menos mal que atesorabas el recuerdo del viaje y de esta rica receta. Tiene una pinta estupenda.

    Besos y feliz semana, amiga.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias querida amiga! no fue exactamente la receta, pero me hizo recordar ese maravilloso viaje...
    Besos de regreso! cuídate mucho!

    ResponderEliminar